Buscar en este blog

miércoles, 19 de abril de 2017

Lídice y la capacidad humana para la destrucción.



Carta con los sellos emitidos en 1947 en recuerdo a las víctimas de Lidice.

Una tragedia absurda dentro de una guerra trágica.

Antes debemos conocer que pasó . Nos situamos en la Checoslovaquia ocupada por los nazis, en el denominado protectorado de Bohemia y Moravia, gobernado con mano de hierro por el lugarteniente de Hitler ,  Reinhard Heydrich.  El 27 de mayo de 1942 unos comandos (uno checo y otro eslovaco) entrenados en Gran Bretaña y lanzados unos días antes en paracaídas, atacaron con ametralladoras y granadas el coche de Heydrich, resultando éste gravemente herido y falleciendo por las complicaciones el 4 de junio.  El enfado de Hitler fue monumental, ya que consideraba a Heydrich su sucesor, y ordenó una venganza brutal, que diera una lección a los checos. La primera orden fue la ejecución de 30000 checos. El sucesor de Heydrich, Karl Frank argumentó que matar tanta gente tendría un impacto muy negativo en la mano de obra disponible para trabajar, así pues la orden quedó pendiente. Aún así el mismo 27 de mayo Himmler ordenó la ejecución de 100 intelectuales, en los siguientes días miles de checos fueron arrestados de los que unos 2000 fueron ejecutados o desaparecieron. Aún así, nada de esto satisfacía a Hitler. El 9 de junio, un día después del funeral de estado por Heydrich ,Frank recibió una orden de Hitler según la cual, se escogería una pequeña población que sería totalmente arrasada como castigo.
Checoslovaquia 1957.
La localidad escogida fue Lidice, parece ser que se escogió por una posible relación, aunque lejana, de uno de los asesinos de Heydrich con esta localidad (llevaba un papel con ese nombre). Estaba situada a unos 15 kilómetros de Praga, y a pesar de la ocupación del país por más de 100000 soldados alemanes, al estar alejada de carreteras principales, no se había notado mucho la presencia de los mismos por allí. Al anochecer del día 9 los soldados alemanes ocuparon Lidice, sacaron a toda la población de sus casas, la dividieron en dos, por un lado mujeres y niños (encerrados en la escuela) y por otro ,varones mayores de 15 años (encerrados en un granero). Posteriormente se saqueó todo, las casas, las granjas, los animales, todo lo que tuviera algo de valor fue requisado. Al día siguiente 198 mujeres y 98 niños fueron cargados en camiones y trasladados al campo de Ravensbrück, algunos niños aptos para la germanización se entregaron a familias de las SS, el resto fueron enviados al campo de concentración. Todos los hombres fueron fusilados incluso algunos que no eran de la localidad y que estaban de visita.
Como punto final se destruyeron todas las casas, propiedades, incluso el cementerio, posteriormente se aplano el terreno para no dejar rastro de su pasado.
Al final de la guerra regresaron 143 mujeres supervivientes de Ravensbrück y 17 niños de los seleccionados para germanización (el resto fueron gaseados). 
Esta es una historia más de la guerra, no fue la única ciudad borrada del mapa pero creo que es la más recordada y la que más impacto causó en el mundo. 

Carta circulada desde Praga en 1943 con sellos en homenaje a Heydrich.


No hay comentarios:

Publicar un comentario