Buscar en este blog

martes, 4 de abril de 2017

La Conferencia de Spa de 1919, primer episodio de la Segunda Guerra Mundial

Carta certificada remitida en 1919 desde la oficina postal alemana de la Comisión del Armisticio en Spa.

Alemania debe pagar cara su derrota en la primer guerra mundial.

Este parece que era el mensaje que querían transmitir las potencias vencedoras al final la primera guerra mundial. Tras la humillante derrota de Alemania que se tradujo en la caída de la monarquía y de varios intentonas revolucionarias con numerosas víctimas , había que firmar el tratado de paz. Las potencias vencedoras deseaban dar una lección a Alemania por su política imperialista y debía de ser una lección dura , muy dura.  Firmada la rendición sin condiciones de Alemania en un vagón de ferrocarril en el bosque de Compiegne, se estableció la ciudad belga de Spa como sede de la Comisión del Armisticio. En esta ciudad se reunieron por un lado , los representantes alemanes encabezados por el canciller Constantin Fehrenbach y por otro las potencias vencedoras, con  el primer ministro británico Lloyd George y el francés Millerand al frente.
Vagón en que se firmó el armisticio en Compiegne, 1918.
Las condiciones negociadas (más bien impuestas) a Alemania se recogieron en el tratado de Versalles. Entre las más importantes destacar las pérdidas territoriales (pérdida de las colonias, cesión de Alsacia-Lorena y de la explotación económica del Sarre a Francia, cesión territorios a Bélgica, Dinamarca , Polonia y Lituania) , limitaciones militares (entrega de la flota, reducción del ejército, limitaciones de armamento, etc.) y no menos importante, el pago de las reparaciones de guerra (con entrega de la flota mercante, entrega de materias primas anualmente, como carbón, ganado, etc.) y con pagos en metálico de cantidades desorbitadas (500000 millones de euros al cambio actual).


Todas estas causas contribuyeron al desastre económico en la Alemania de la posguerra, la hiperinflación y sobre todo el sentimiento de humillación, que se tradujo en un malestar social con enfrentamientos entre los diferentes partidos.  Este malestar acabó con la toma del poder por el partido nazi, y la implementación un nacionalismo exacerbado, que trajo como consecuencia un deseo de vengar el tratado de Versalles y hacérselo  pagar a los vencedores. Ya sabemos cómo acabo todo, una guerra y más de cincuenta millones de muertos por todo el mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario