Buscar en este blog

viernes, 5 de mayo de 2017

Mauthausen , la industria de la esclavitud y de la muerte.

Carta remitida por un prisionero desde el Campo de Mauthausen  a Polonia, 1940.


CAMPO DE MAUTHAUSEN-GUSEN

Tal día como hoy, en 1945 las tropas de Estados Unidos liberaban el campo de exterminio de Mauthausen. Colgada sobre la entrada les recibía una pancarta de bienvenida escrita en castellano por los pocos supervivientes españoles del campo.
Liberación del campo, pancarta de bienvenida preparado por los presos españoles.
El campo de concentración de Mauthausen (a partir del verano de 1940, Mauthausen-Gusen) fue un grupo de campos de concentración nazis situados en torno a la pequeña localidad de Mauthausen en Austria, aproximadamente a 20 km de Linz.
Con el tiempo se expandió hasta convertirse en uno de los complejos de campos de concentración más grande de  Europa. Aparte de los cuatro subcampos principales en Mauthausen y la cercana Gusen, más de 50 subcampos, localizados por toda Austria y el sur de Alemania, utilizaron a los prisioneros como esclavos. Algunos campos  incluían fábricas de munición, minas, fábricas de armamento y plantas de ensamblaje del avión Me 262.

Campo de Mauthausen 

El 7 de agosto de 1938 , prisioneros del campo de concentración de Dachau fueron enviados al pueblo de Mauthausen, cerca de Linz, Austria, para empezar la construcción de un nuevo campo. Aunque el campo estaba controlado por el Estado alemán, fue fundado por una compañía privada en un principio para la explotación de una cantera. La cantera Wienergraben (la Marbacher-Bruch, y canteras Bettelberg), estaba dirigida por Oswald Pohl,era un oficial de alto rango de las SS.. Un año más tarde, la compañía ordenó construir el primer campo en Gusen. El granito extraído de las canteras había sido utilizado previamente para pavimentar las calles de Viena, pero las autoridades nazis planearon una completa reconstrucción de las principales ciudades de Alemania, de acuerdo
Sello emitido por Austria.
con los planes de Albert Speer y otros arquitectos de la arquitectura nazi, para la que se precisaban grandes cantidades de granito.
Mauthausen sirvió en un principio como un campo de prisioneros para criminales comunes, prostitutas y otros "Criminales Incorregibles". El 8 de mayo de 1939 se convirtió en un campo de trabajo utilizado principalmente para el encarcelamiento de prisioneros políticos.

Campo de Gusen

A finales de 1939, el campo de Mauthausen estaba ya saturado de prisioneros. Su número había crecido de 1.080 a finales de 1938 a 3.000 un año después. Sobre esa época empezó a construirse un nuevo campo en Gusen, a unos 4,5 km de distancia. El nuevo campo (más tarde llamado Gusen I) y su cantera Kastenhofen fueron terminados en mayo de 1940. 
Al igual que el cercano Mauthausen, el campo de Gusen utilizaba a los prisioneros como esclavos en las canteras de granito, pero también los alquilaba a varios negocios locales. En octubre de 1941, algunas cabañas fueron separadas del subcampo de Gusen con alambre de espino y se convirtieron en un Campo de Trabajo de Prisioneros de Guerra aparte. Este campo albergaba un gran número de prisioneros de guerra, la mayor parte oficiales soviéticos. En 1942, la capacidad de producción de Mauthausen y Gusen había llegado a su límite.
Sello emitido por Alemania Oriental.
En marzo de 1944, el antiguo depósito de las SS fue convertido en un nuevo subcampo, llamado Gusen II. Hasta el final de la guerra el depósito fue un campo de concentración improvisado. El campo tenía de 12.000 a 17.000 presos, privados de las necesidades más básicas. En diciembre de 1944, se puso en funcionamiento otra parte de Gusen en la cercana Lungitz. En este lugar, partes de una fábrica fueron convertidas en un tercer subcampo de Gusen, Gusen III. El aumento del número de subcampos no podía absorber al creciente número de presos, lo que llevó a la superpoblación en todas las barracas de todos los subcampons de Mauthausen-Gusen. Desde finales de 1940 a 1944, el número de presos por cama ascendió de 2 a 4.
La utilización de los presos en la producción bélica adquirió una importancia creciente a partir de 1942, cuando la marcha de la guerra acrecentó las necesidades nazis de armamento. En Mauthausen y sus subcampos se hallaban varias fábricas relacionadas con las armas secretas. Así, en el KommandoSchlier (situado en Redl-Zipf) hubo una planta de desarrollo del combustible empleado por los misiles V2. En Ebensee se construyó una fábrica de elementos para esos mismos cohetes. En Gusen se ensamblaba el Messerschmitt Me 262, el primer avión de combate a reacción).
El trabajo se realizaba en condiciones particularmente duras, hasta quedar los presos totalmente agotados. Algunos eran transferidos al campo central para ser exterminados, o bien eran eliminados con una inyección letal en el propio campo, e incinerados en un crematorio local.
Desde el 6 de agosto de 1940 también hubo grupos de republicanos españoles que fueron transferidos al campo provenientes de los stalags, campos de prisioneros de guerra. Se trataba de exiliados españoles que, tras salir de España en 1939, habían sido encuadrados en el Ejército francés y que en el momento de la invasión de Francia por la Wehrmacht fueron capturados por las tropas alemanas. Entre 1940 y 1945 pasaron por Mauthausen y sus subcampos en total cerca de 7.200 españoles, de los cuales fallecieron en torno a 5.000.
A finales de 1941 llegaron numerosos prisioneros de guerra soviéticos. Era el primer grupo destinado a morir en las cámaras de gas, a principios de 1942. Antes, los prisioneros que ya estaban exhaustos habían sido transferidos al Castillo de Hartheim, donde la cámara de gas y un horno crematorio llevaban funcionando desde 1940.
En 1944 fue internado un numeroso grupo de judíos húngaros y holandeses. La mayor parte de ellos murieron como consecuen-cia de los trabajos forzados y las nefastas condicio-nes.
Carta remitida en 1940 por un prisionero polaco a Polonia.

El número estimado de los prisioneros que pasaron por todo el conjunto del campo central y los subcampos es de 235.000; la mayor parte de ellos fueron obligados a hacer trabajos forzados en la cantera de granito Wiener-graben. Unos 122.000 fueron asesinados. 
El correo de los prisioneros al exterior se hacía a través de unos impresos normalizados, que una vez doblados se enviaban tal cual sin sobre. En estos impresos similares para todos los campos de concentración venían las instrucciones de uso, así como unos espacios marcados para la escritura. Por supuesto, antes de salir eran pasado por la censura que dejaba sus marcas.

Este texto se publicó anteriormente en un estudio sobre el correo de los campos de concentración durante la segunda guerra mundial, si quieres leerlo entero puedes descargártelo en pdf.


Interior de una carta escrita en 1941, con marcas de censura del campo de concentración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario